La pintura al óleo y el proceso de pintar en mis cuadros

Para consultas acerca de cualquier obra escriba a: ruben@rubendeluis.com

12853
Cuadro al oleo de Harry Van Der Weyden

Algunas primeras reflexiones sobre el proceso de pintar y el trabajo de artista.

Antes de comenzar a escribir sobre la pintura al oleo y sobre su historia me gustaría dejar algunos pensamientos, reflexiones o conclusiones que he llegado al cabo de los años sobre la pintura.

Hay gran diferencia entre dedicarse a la pintura como medio de vida, como un trabajo al que dedicar muchas horas al día o bien hacerlo como un pasatiempo. Lo cierto es que la pintura no es nada relajante como se cree habitualmente ya que es algo en ocasiones que inquieta continuamente cuando se busca un objetivo sin lograrlo en ocasiones. 

El proceso de pintar al oleo es progresivo y lleva una preparación técnica pero en realidad la técnica se aprende pronto, dentro claro está de la destreza de cada uno con el dibujo que hablará más adelante. 

Pero lo realmente complicado es encontrar un tema, un camino que seguir, un hilo conductor donde desarrollar nuestra obra, esto es en mi opinión lo realmente complicado.

A menudo cuando se comienza a pintar se hacen temas que poco tienen que ver unos con otros queriendo pintr todo lo que vemos a nuestro alcance y aunque esto es un error, forma parte de nuestro desarrollo en la pintura. 

El trabajo de artista a pesar de la creencia popular es bastante duro y complejo. A menudo se tiene la creencia que la pintura como muchas otras artes se debe estar inspirado para trabajar y que empiecen a salir las cosas que buscas pero no es así, Picasso solía decir que “…cuando llegue la inspiración que me pille trabajando..” es decir, lo que se llama inspiración es un porcentaje mínimo en el proceso de la pintura, el resto es trabajo.

En muchas ocasiones se suele poner como excusa la inspiración para ofrecernos obras menores y eso no debe apartarnos de ser rigurosos con nosotros mismos y no dejarnos engañar fácilmente.

Algunos consejos que pueden ayudar:

  1. Pintar es como tocar el piano, todos los días debes practicar para poder llegar a tener un buen nivel, a veces no tienes un día bueno y no te apetece ponerte a pintar pero debes hacerlo porque cuando han pasado diez minutos delante del lienzo entonces te das cuenta que no pasa nada y hay que seguir el camino.
  2. Creo que cada día se empieza de nuevo y nunca se acaba de aprender, pintar es un largo camino que se empieza cada día por eso practica y dibuja mucho y cuando estés agotado entonces en cuando más hay que trabajar.
  3. El mejor consejo que puedo dar y esto se puede aplicar a cualquier trabajo es que hay que ser honesto con lo que se hace y en pintura más, es decir, si estamos ante una obra que no nos convence demasiado hay que seguir trabajando en ella hasta que sea de nuestro agrado.
  4. No debemos convencer a nadie de que nuestro trabajo es bueno y de que estamos antes una obra de buena calidad, nos bastamos nosotros para saber que lo que estamos haciendo nos gusta y es bueno y sobre todo es lo que buscamos.
  5. No hay que agradar a nadie con la intención de querer vender más o recibir elogios, simplemente debemos procurar que nuestra pintura sea de calidad tenga el estilo que tenga, eso al final se ve, lo vemos todos, no hace falta entender de pintura. Otra cosa es que guste más o menos, eso ya entra dentro de los gustos de cada uno pero la obra debe ser de calidad.
  6. Dibuja todos los días pequeños apuntes.

Sobre estas líneas algunos de los cuadros que he pintado recientemente.

Acerca de la técnica de la pintura al óleo empleada en mis cuadros.

Primeros trazos y composición.


Antes de comenzar el cuadro lo primero que pienso es el motivo a pintar y el tamaño del lienzo, esto es importante ya que determinará el resultado final en gran medida.

El tamaño del lienzo siempre viene determinado por el sujeto que deseo pintar y la composición que quiero capturar siendo los tamaños de Figura, paisaje y marina, siendo el primero más cuadrado y el último más apaisado. 

Antes de comenzar con los primeros trazos cubro todo el lienzo con pintura muy disuelta en trementina de algún color, casi siempre un color que domine el fondo.

Hago esto porque al principio y lo dejo secar porque los colores brillantes se comportan mejor si previamente quitamos el blanco del lienzo y lo dejamos secar y porque creo que los colores se extienden mejor de este modo.

Después suelo continuar el cuadro con un dibujo preparatorio sobre el propio lienzo que marcará el camino del cuadro.

 

Comenzando a pintar el cuadro pintando los primeros trazos
Comenzando a pintar el cuadro pintando los primeros trazos

 

La mayor parte de las veces suelo utilizar un pincel no muy grueso, dependiendo del tamaño del cuadro para realizar con pintura muy diluida los trazos a modo de bosquejo de los elementos de cada cuadro. Unas finas líneas sin detalle, sólo para proporcionar el volumen y el espacio que cada elemento tendrán en la pintura.

A continuación continuo rellenando el lienzo con pintura muy diluida en trementina marcando con colores diferentes zonas sin centrarme mucho en una u otra zona, haciendo todo el cuadro a la vez.

Añadiendo el color.


Una vez seco es hora de entrar en más detalle y ir eligiendo los colores que en un futuro determinarán el óleo, y aquí es donde comienza la lucha con el cuadro en el taller del artista, uno no sabe bien dónde va a ir a parar, empiezo a pintar zonas a acumular trabajo una capa sobre al otra hasta que de repente empieza a ocurrir algo , el cuadro por algún motivo concreto en la composición comienza a funcionar y es cuando ya se sabe el camino que hay que seguir, de alguna manera debe ocurrir un accidente sobre el cuadro para determinar el progreso del mismo aunque evidentemente el resultado y la elaboración no es accidental pero en un momento dado una pincelada en un sitio puede determinar el rumbo del óleo.

 

Cuadro al oleo en su segunda fase de realización
Cuadro al oleo en su segunda fase de realización

 

De manera que al cabo de días trabajando en el cuadro se van sacando luces y sombras hasta que finalizamos el óleo con los detalles pequeños del cuadro.

Dando forma a todo el cuadro .


Como se puede ver en las imágenes que he añadido a continuación hay un salto importante en cuanto al progreso de la pintura que muestro a continuación.

Las pequeñas formas de las rocas en la montaña así como la nieve que se coloca sobre las mismas son detalles que hay que ir añadiendo para ver en su conjunto el cuadro.

 

Cuadro en su fase final de realización
Cuadro en su fase final de realización

 

En esta siguiente fase se perfila todo el conjunto y como he comentado en otras ocasiones anteriores se hace todo a la vez, al mismo tiempo. Se van añadiendo elementos poco a poco que van dando forma en este caso al paisaje que estoy pintando como indica la imagen que hay sobre estas líneas.

De manera que al cabo de días trabajando en el cuadro se van sacando luces y sombras hasta que finalizamos el óleo con los detalles pequeños del cuadro.

Añadiendo detalles al cuadro.


Por último añado todos los pequeños detalles, el perfil de las rocas, la vegetación y demás elementos que hay que dejar para el final aunque insisto que ya tienen que aparecer en fases anteriores a pesar de que no estén muy detallados porque esto da una idea del conjunto y sirve como referencia para orientarnos.

 

Perfilando las formas en el cuadro
Perfilando las formas en el cuadro

Resultado final del cuadro.


Para finalizar los últimos detalles, quizás los más importantes. Para ello utilizo pinceles finos y una pequeña espátula para quitar la pintura sobrante y difuminar algunas zonas ya que siempre me gusta que no esté todo demasiado nítido ya que de este modo me resulta más real el cuadro en general cuando lo observamos en una distancia media.

Cuadro al oleo de las Lagunas de Peñalara
Cuadro al oleo de las Lagunas de Peñalara

Material utilizado en mi pintura


A continuación muestro algunos de los pinceles que suelo utilizar en mi pintura. Se trata de una selección de los más usados aunque no siempre utilizo los mismos dependiendo de la obra en la que esté trabajando, de su tamaño, del motivo y otras circunstancias que hagan que cambie de pinceles o del material necesario para conseguir el objetivo.

Porque a pesar de lo que se pueda creer no todos las herramientas que se utilizan en pintura se adquieren en una tienda de material de Bellas Artes ya que algunas cosas se pueden comprar en otros lugares como mostraré a continuación.

No hay que limitarse y siempre que se vaya a conseguir el objetivo deseado se puede emplear cualquier tipo de material para tratar de llegar al efecto deseado en la obra en las que se trabaja.

12922
Pinceles utilizados por Rubén de Luis
Como se puede apreciar en la imagen sobre estas líneas utilizo distintos tipos de pinceles, pequeñas brochas y alguna espátula también. 

Utilizo un pincel de gran tamaño para comenzar a pintar sobre la superficie marcando diferentes zonas de color muy diluido.
Luego utilizo otros pinceles planos y los llamados de “lengua de gato” por la forma similar a las lenguas de los gatos de tamaño medio.

Y finalmente para trabajar más fino y con más detalle también otros pinceles más pequeños del número 4 y 2.

Las espátulas las utilizo para quitar restos de pintura o difuminar algo la pincelada.

El modo de entender el paisaje en mis cuadros.

Los óleos que conforman mis paisajes tienen como punto común la luz y el color capturados en un momento dado.

El impresionismo quizá sea lo que pueda definir el estilo de mis cuadros.Existe algo que es difícil de definir cuando decido realizar un cuadro sobre un motivo en particular, el impulso que uno siente por un tipo de paisaje en un momento dado viene dado porque el cuadro pide paso y hay que realizarlo.

Hay que dejar que fluya la pintura y no poner obstáculos delante, eso si hay que ir corrigiendo el rumbo y no desviarse mucho de el camino a seguir ya que es la propia pintura la que nos va a indicar el camino que debemos seguir, en la lucha continua en el taller frente al lienzo uno sin saberlo está tomando un camino que no sabe muy bien donde irá a parar.

A lo largo de mis catálogos se podrán observar distintos cuadros de diferentes paisajes en óleo y acuarela donde la luz y el color es el motivo principal.

La historia de la pintura al óleo.

La pintura al óleo se conoce por este nombre debido a los aceites que se utilizan en su composición y en la elaboración de mezclas de otros colores, es decir el diluyente en muchos casos que se utiliza como en acuarela el agua.

En la Edad Media es cuando se empieza a utilizar esta técnica, al principio combinándola con la pintura al temple comprobando su rapidez de secado y más tarde sobre tabla. Es en la Edad Moderna cuando se empieza a usar sobre lienzo en bastidor de madera.

Los alquimistas investigaron diversas mezclas hasta dar con el aceite de linaza que al mezclarse con los pigmentos daba colorido y consistencia en el manejo del color.
En cualquier caso, en la pintura al óleo siempre hay unas reglas o pautas generales de cómo ha de usarse aunque cada artista utiliza su propia técnica o elabora una nueva adaptada a su trabajo y su arte.Hay artistas que utilizan mucho el aceite de linaza, otros sin embargo usan trementina o medios porque les gusta una técnica más seca.

La ventaja que ofrecía el aceite de linaza era la de poder trabajar despacio y continuar la pintura en otro momento ya que con la pintura al temple en los murales había que pintar rápido, en el momento.

Las bases sobre las que se aplica el óleo son diversas, sin que por ello varíe su aspecto. Lo que si varía es la técnica de preparación de estas bases pues es muy distinto pintar sobre lienzo, tabla, fresco o cobre. A partir del siglo XVII con el arte barroco los pintores eligieron como soporte favorito de sus pinturas al óleo sobre lienzo, siendo este más práctico para la elaboración de grandes composiciones, que la tabla. De tal forma tomó importancia el material empleado por los artistas que se empezó a emplear la palabra lienzo u óleo en lugar de cuadro para designar las obras pictóricas. Los primeros grandes artistas de pintura al óleo fueron los flamencos.

La tradición sostiene que fueron los hermanos Van Eyck los que inventaron la pintura al óleo. Esta afirmación, falsa, se basa en que, efectivamente fueron ellos, sobre todo Jan, los que explotaron las innumerables posibilidades de esta técnica, infrautilizada hasta entonces.

Van Eyck utilizaba el óleo con gran precisión y los venecianos (Tiziano) lo ampliarán aprovechando las posibilidades de textura de la pintura con base de aceite. La perspectiva aérea la desarrolla Leonardo de Vinci (la Gioconda). El flamenco Rubens, pintor barroco parte de una base oscura o neutra. Estos pintores se caracterizaban por ser directos en grado extremo (capas con gran vitalidad y mínimas correcciones). Rembrandt creará el “grisaille”; éste se convirtió en el método académico en el siglo XVIII. En el Romanticismo hay mayor libertad técnica. En el impresionismo los pintores usan una técnica más directa. En el expresionismo abstracto hay un intento de primar la expresión en lugar de la corrección técnica, igual que los neoexpresionistas.

El equipo que usan estos artistas son pinceles (cerda blanca o marta roja, también de pelo sintético, y diferentes tamaños), espátula, caballete y paleta. Las técnicas fundamentales son, trabajar por capas, o en directo “alla Prima”.

La pintura al óleo | Rubén de Luis Rubio

Summary
La pintura al óleo | Técnica e Historia
Article Name
La pintura al óleo | Técnica e Historia
Description
La pintura al óleo, su técnica e historia al cabo de los años. Como ejemplo aporto el proceso de pintar uno de mis cuadros al oleo.
Author